Haga clic aquí para rezar el Rosario de Hoy
Haga clic aquí para la Guía del Examen de Conciencia
Haga clic aquí para rezar el Ángelus o la Regina Coeli




Es el más solemne de los sacramentos, porque no solo representa y transmite la gracia de Dios, sino porque tomamos a Dios mismo, al comer el Cuerpo de Cristo y beber de su Preciosa Sangre. La Eucaristía es un sacramento que se celebra cada vez que hay una misa. Dentro de la misa existe una parte que es la Sagrada Comunión, pero que no es el sacramento. El sacramento es toda la misa, con sus lecturas, homilia, oraciones especiales y la sección más solemne, que es la Liturgia de la Eucaristía, que es la “segunda parte” de toda misa. En ella tenemos tres elementos importantes: Eucaristía, Anámnesis y Epíclesis. ¿Qué significan estas tres palabras?

El Papa Francisco no es un jefe, sino un guía

Eucaristía. Significa acción de gracias y esto es lo que proclama el celebrante principal en el Prefacio, que es la oración en forma de diálogo que precede a la consagración. El sacerdote, en nombre de todos los celebrantes, eleva la voz presentando ante Dios una fuerte acción de gracias, repitiendo las palabras del Gloria: te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias.

Memorial o recuerdo de Jesús (Anámnesis). La Eucaristía es recuerdo y presencia de la historia de Jesús, Hijo de Dios, e hijo de María, de quien tomó su sangre. Con la celebración de la misa cumplimos el mandato de Jesucristo en la Ultima Cena: “Hagan esto en memoria mía”. Después de la consagración el celebrante pronuncia palabras que recuerdan la muerte, la resurrección y la ascensión de nuestro Señor.

Epíclesis o invocación del Espíritu Santo. Desde el origen de los tiempos llegan las grandes invocaciones, dirigidas a los dioses. Ahora, gracias a Jesucristo nos dirigimos al verdadero Dios; la Eucaristía es invocación dirigida al Espíritu de Dios. Por dos veces, en el centro de la gran Oración Eucarística, los fieles invocan al Espíritu Santo: para que actúe sobre los dones ofrecidos (pan y vino), convirtiéndolos en cuerpo de Cristo y para que venga sobre los fieles, de forma que ellos mismos sean un solo Cuerpo.

Gracias a la Eucaristía se supera la distancia que se había establecido entre Dios y los humanos. Sin dejar de ser divino, Dios se ha vuelto, por Jesús, la Vida de la vida humana, en el pan y vino de la fraternidad, en el camino de la sangre derramada en favor de los demás. Aquí se expresa Dios, aquí se manifiesta la verdad del ser humano, como eucaristía y resurrección en Cristo, por medio del Espíritu

Del mismo autor:

Etiquetas: , , , , , ,

Los comentarios no están permitidos.


REZACONMIGO.COM | donde rezas acompañado  | Inicio |


¡Jesús en Ti Confío!


Términos del BlogPrivacidad

Miembro de Blogs católicos
REZACONMIGO.COM
donde rezas acompañado
Creative Commons Attribution-Noncommercial

Copyright © 2017 by rezaconmigo.com



| Nosotros | Santo Rosario | Divina Misericordia | Santísima Trinidad | Oraciones | Píldoras de Fe | Contactarnos | Calendario |