Haga clic aquí para rezar el Rosario de Hoy
Haga clic aquí para la Guía del Examen de Conciencia
Haga clic aquí para rezar el Ángelus o la Regina Coeli


Las 40 Horas de Adoración


 

  
Las 40 Horas de Adoración
        

  
¿Es posible que no hayan podido quedarse despiertos
conmigo, ni siquiera una hora? (Mateo 26:40)


Si hay una práctica necesaria hoy más que nunca, es la adoración del Santísimo Sacramento, en especial la Hora Santa hecha diariamente durante 40 días seguidos.

La Hora de Adoración es un homenaje al espíritu para el “Rey de la Gloria”, es un silencio respetuoso en presencia “aun mayor” con Dios. El santo Juan Pablo II, nos dice, que: “Uno crece espiritualmente con cada momento que pasas con Jesús”. Porque Jesús te bendecirá a ti, a tu familia y al mundo entero.

 
Estas 40 Horas de Adoración te las trae rezaconmigo.com

 



Hora de Adoración

Inicio

 
Vamos a pedir al Espíritu Santo que nos prepare con santas aspiraciones y deseos, para hacer dignamente esta Hora de Adoración; donde visitamos al gran Rey.

Ahora, abre tu corazón y, en silencio, pide por tus necesidades o de las ajenas que vas a presentar.

(todos)

En el nombre del Padre,
Del Hijo,
Y del Espíritu Santo,
Amén.

    
 
  
Oración
Preparatoria
(guía)

Ven, Espíritu Santo, llena el corazón de tus fieles; enciende en ellos la llama de tu Amor. Envía tu Espíritu y serán creados.

(todos)

Y renovarás la faz de la tierra.

(guía)

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo: haznos dóciles a tu Espíritu, para gustar siempre el bien, y gozar de su consuelo. Por Jesucristo nuestro Señor.

(todos)

Amén.

(todos)

Creemos, Señor, que estás aquí presente. Aunque nuestros ojos no te vean, te siente nuestra fe. Aparta de nosotros los pensamientos extraños.

Haz que comprendamos las verdades que en esta hora santa quieres enseñarnos.

Que nos decidamos a practicarlas.

Tus siervos te escuchan; habla, Señor, a nuestra alma.

Santa María, Medianera de todas las gracias, concédenos que escuchemos y sigamos la voz del Señor.

    
 
  
Saludo
(todos)

Bendito sea el santísimo sacramento del altar. Sea por siempre bendito y alabado.

    
 
  
Entrega
(todos)

Padre Amado, me entrego a Ti hoy con todo mi corazón y toda mi alma. Por favor, entra en mi corazón de una manera más profunda. Yo te digo que “Sí” a Ti hoy. Abro todos los lugares secretos de mi corazón y te digo “Entra”, Jesús. Tú eres el Señor de toda vida. Yo creo en Ti, y Te recibo como mi Señor y mi Salvador. No me quedo con nada.

Espíritu Santo, tráeme a una conversión profunda a la persona de Jesucristo. Yo me entrego por completo a Ti: te entrego mi salud, mi familia, mis recursos, mi trabajo, mis habilidades, mis relaciones, mi manejo del tiempo, mis éxitos y mis fracasos. Yo me despojo de ellos y Te los entrego a Ti todos. Entrego mi comprensión de cómo las cosas deberían ser y no como son, mis decisiones y mi voluntad. Yo te entrego las promesas que he cumplido y las que he dejado de cumplir. Te entrego mis debilidades y mis fuerzas a Ti. Te entrego  mis emociones, mis temores, mis inseguridades, mi sexualidad. Especialmente te entrego:

(menciona en silencio qué otras cosas entregas)

Señor, yo te entrego toda mi vida a Ti; Te entrego el presente, el pasado y el futuro. Te pertenezco en enfermedad y en salud, en muerte y en vida.

    
 
  
Acto
de
Adoración
(todos)

Oh dulcísimo Salvador, postrado aquí ante vuestra divina Majestad, humillado por el sentimiento de mi indignidad, pero lleno de confianza en vuestro amor, os presento mis más profundas adoraciones. Os adoro con toda mi alma y con todo mi corazón. Recibidme en esta hora; abridme los brazos de vuestra misericordia y unid esta débil e insuficiente adoración a las adoraciones que os tributa el Corazón inmaculado de vuestra Santísima Madre y a las que os adoran dignamente en el cielo y en la tierra. Hacedme participe ¡oh Dios mío! De sus méritos y de los actos purísimos con que ellos complacen a vuestra infinita majestad.

Permanece ahora un corto rato en meditación y adoración interior, llenando tu espíritu y tu corazón de estos sentimientos.

Luego considerarás los innumerables pecados de tu vida y la paciencia con que Jesucristo te ha esperado, las repetidas veces que te ha perdonado sin echar en cara tu ingratitud, y en momentos en que otras almas eran arrojadas al infierno por un número menor de pecados que los que tú has cometido.

Mira por una parte el abismo que ha estado siempre pronto para tragarte, y por la otra la mano misericordiosa de tu Salvador, aplazando el golpe fatal para darte tiempo de arrepentirte. Duélete de tantos extravíos, presenta a Jesucristo un corazón contrito y humillado, y con la misma lentitud con que has debido decir la oración anterior, di las siguientes:

(guía)

Padrenuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos)

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

(guía)

Dios te Salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

(todos)

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos)

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

    
 
  
Acto
de
Contrición
(todos)

Señor, yo te presento en el altar de tu misericordia todos mis pecados y delitos, cuantos he cometido en tu presencia y de tus santos ángeles desde el día en que comencé a pecar hasta hoy, para que Tú los abraces todos juntos y los quemes en el fuego de tu caridad, quites todas las manchas de ellos, limpies mi consciencia de todo delito y me vuelvas a tu gracia que perdí por el pecado, perdónamelos todos eternamente en el ósculo de tu paz y amistad. ¿Qué puedo yo hacer por mis pecados sino confesarlos humildemente, llorando e implorando tu misericordia sin cesar? Yo la imploro, pues, en tu divino acatamiento, óyeme propicio, Dios mío. Aborrezco mucho todos mis pecados y no quiero cometerlos ya más; antes, arrepentido y pesaroso de ellos mientras viviere, estoy dispuesto a hacer penitencia y satisfacer según mis fuerzas. Perdona ¡oh Dios! Perdona mis pecados por tu santo Nombre. Salva mi alma que redimiste con tu preciosa sangre. Veme aquí que me encomiendo a tu misericordia, me entrego en tus manos. Haz conmigo según tu bondad y no según mi malicia e iniquidad.

Piensa ahora en las faltas que más te afligen, en la pasión que más te domina, y con las palabras que te dicte tu propia necesidad pide a Jesucristo la gracia y el remedio, y forma al mismo tiempo el propósito de seguir trabajando para vencerte, de prevenir o de huir las ocasiones aunque te sean muy queridas y de no desmayar en el trabajo de la vida espiritual. Invoca a la Santísima Virgen y a los santos patronos en este momento, que es uno de los más importantes de la adoración.

    
 
  
Meditación
(todos)

Jesucristo ha sido para ti en este Sacramento como el centinela amoroso que ha velado por tu vida y por tu salvación. Tú pecabas, tú te perdías en los caminos del mundo, te ibas lejos, muy lejos, como el hijo pródigo, y Él te seguía con la mirada de ese tabernáculo en que tu lo dejabas abandonado… y te seguía con la mirada y te esperaba… preparaba los amorosos lazos con los cuales te ha atraído a esta adoración. ¡Cuánta bondad, cuánta ternura la de ese Corazón que tú haz herido tantas veces, y cuán poco has merecido que Él te tratara tan noble y generosamente!

Medita por un tiempo estos pensamientos.

Piensa en la aflicciones de tu vida, en los desengaños que Dios te ha enviado tantas veces, en los afectos de que te ha privado, en las humillaciones a que te ha sometido… Tú no querías comprender nada de eso, tus penas no te sirvieron sino para ofenderle más… Y, sin embargo, todo eso no eran sino golpes amorosos con que Él quería preparar tu conversión… ¿Quieres reparar ese pasado triste que te debe atormentar? Ten presente que la cruz no te faltará mientras vivas, que será preciso padecer hasta la muerte, y proponte santificar en adelante esos padecimientos, sufriéndolo todo con resignación y con amor, de modo de cuando vuelvas adorarle aquí no sea la más pequeña de tus ofrendas la de los sufrimientos que haya soportado cristianamente en unión de Él.

Medita un momento y forma sobre esto tus propósitos.

Jesucristo ha querido estar en este Sacramento pobre y enteramente destituido: no quiere ni aún moverse por sí mismo; necesita que sus hijos le hagan todo, le traigan adoradores, le busquen almas a quienes Él pueda consolar. Él no será conocido y amado aquí si nosotros no le hacemos conocer y amar: su gloria o su desprecio en la tierra dependen de nuestra conducta para con Él. ¿Qué has hecho hasta ahora para procurarle honor? Tal vez has hecho algo, pero ¿No habrás buscado más bien en esto tu satisfacción personal, alimento para tu vanidad, satisfacer un deseo, o buscar un atractivo que no encontrabas en otras cosas?

Medita y verás que esos deseos no han sido tan puros, verás que cuando esos servicios han sido sometidos a la prueba de la contradicción, se ha manifestado lo que realmente había en tu alma, no amor de Jesucristo sino amor de ti mismo.

Pedirás después al Señor aumente la luz de tu alma y no permita que te engañe una falsa piedad. Luego invocarás a la Santísima Virgen:

(guía)

Padrenuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos)

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

(guía)

Dios te Salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

(todos)

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos)

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

    
 
  
Si deseas rezar el Santo Rosario de hoy acompañado, haz clic en el botón abajo, y luego al terminar, continúa con las Letanías de la Virgen María.

Haga clic aquí para rezar el Rosario de Hoy.

       
Santo
Rosario
(todos)

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Padre, Creador y Redentor mío, por ser Vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido, y propongo firmemente la enmienda de nunca más pecar, de apartarme de las malas ocasione, confesarme, y cumplir la penitencia que se me fuere impuesta. Os ofrezco Señor mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y confío en vuestra bondad, y misericordia infinita me los perdonaréis, y me daréis gracia para enmendarme, y para perseverar en vuestro santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.

 
Primer
Misterio
(todos)

Misterios Día Reza el misterio correspondiente para hoy
Gozosos lunes y sábados La Anunciación del Ángel a la Virgen María.
Dolorosos martes y viernes La oración de Jesús en el huerto.
Gloriosos miércoles y domingos La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
Luminosos jueves El bautismo en el Jordán.

(guía)

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos)

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Repetir
10 veces
(guía)
(todos)

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos)

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

(guía)

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

 
Segundo
Misterio
(todos)

Misterios Día Reza el misterio correspondiente para hoy
Gozosos lunes y sábados La visita de La Virgen a su Prima Santa Isabel.
Dolorosos martes y viernes La Flagelación de Nuestro Señor.
Gloriosos miércoles y domingos La Ascensión de Nuestro Señor a los Cielos.
Luminosos jueves La auto revelación en las Bodas de Caná.

(guía)

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos) Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Repetir
10 veces
(guía)
(todos)

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos) Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

(guía)

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

 
Tercer
Misterio
(todos)

Misterios Día Reza el misterio correspondiente para hoy
Gozosos lunes y sábados El Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo.
Dolorosos martes y viernes La Coronación de Espinas.
Gloriosos miércoles y domingos La Venida del Espíritu Santo sobre el colegio apostólico.
Luminosos jueves El anuncio al Reino de Dios, invitando a la conversión.

(guía)

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos)

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Repetir
10 veces
(guía)
(todos)

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos)

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

(guía)

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

 
Cuarto
Misterio
(todos)

Misterios Día Reza el misterio correspondiente para hoy
Gozosos lunes y sábados La Presentación del Niño Jesús en el Templo.
Dolorosos martes y viernes Jesús con la Cruz acuesta camino al Calvario.
Gloriosos miércoles y domingos La Asunción de María Santísima a los Cielos.
Luminosos jueves La transfiguración.

(guía)

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos)

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Repetir
10 veces
(guía)
(todos)

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos)

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

(guía)

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

 
Quinto
Misterio
(todos)

Misterios Día Reza el misterio correspondiente para hoy
Gozosos lunes y sábados El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo.
Dolorosos martes y viernes La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo.
Gloriosos miércoles y domingos La Coronación de María Santísima como Reina y Señora de todo lo creado.
Luminosos jueves La Institución de la Eucaristía.

(guía)

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

(todos)

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Repetir
10 veces
(guía)
(todos)

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

(guía)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

(todos)

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

(guía)

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

(guía)

Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios; no desprecies las súplicas que te hacemos de nuestras necesidades; antes bien, líbranos de todos los peligros, Oh! Virgen llena de gloria y bendición.

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

    
 
  
Letanías
de la
Virgen María
(guía | todos)

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

  Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

ten piedad de nosotros.


ruega por nosotros.


















































perdónanos, Señor.

 
escúchanos, Señor.

 
ten misericordia de nosotros.

 
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

 
 
El Credo
(guía)
(todos)

Recemos un Credo, para que nos libre Dios de una mala hora, de las tentaciones, de las desgracias, y del pecado mortal.

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

 
 
Salve
(guía)
(todos)

Recemos una Salve a la Virgen María, por la conversión de los pecadores y las benditas almas del purgatorio, en especial las más necesitadas.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clemente!, ¡Oh piadosa!, ¡Oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

    
 
  
Votos
de
Confianza
(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

(guía)

Postrad@ a vuestros pies humildemente, vengo a pediros dulce Jesús mío; poderos repetir constantemente:

(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

(guía)

Si la confianza es prueba de ternura. Esta prueba de amor daros ansío, aun cuando esté sumido en la amargura:

(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

(guía)

En las hora más tristes de la vida, cuando todos me dejen, ¡oh Dios mío! Y el alma esté por penas combatida:

(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

(guía)

Aunque sienta venir la desconfianza, y os obligue a mirarme con desvío. No será confundida mi esperanza:

(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

(guía)

Si el Bautismo que hermoseara mi alma: Yo os prometí ser vuestro y Vos ser mío. Clamaré siempre en tempestad o en calma:

(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

(guía)

Y yo sienta una confianza de tal suerte, que sin ningún temor ¡oh Dueño mío! Espero repetir hasta la muerte:

(todos)

¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

    
 
  
Meditación
(todos)

Mírate en la presencia de Jesús Sacramentado. Considera que es Dios Todopoderoso e infinitamente bueno, y que desde ese altar, donde está, te pide el homenaje de tu adoración y de tu amor.

¿No es acaso infinitamente digno de ser adorado y amado?

¡Oh Jesús!, mi dueño, Hijo de Dios y de la Virgen María, creo que estás ahí real y verdaderamente presente. Vuestra presencia real embarga mi ser, y, aunque te ocultes a mi alma como te ocultas a mis ojos, creo en Vos y en Vos creeré siempre y por siempre, porque has dicho que estás en el sacramento y Vos sois mi Dios. Os adoro y ante Vos me postro con el más profundo acatamiento.

    
 
 
Clic aquí si deseas rezar acompañado la Coronilla de la Divina Misericordia, o si deseas, rezar el Trisagio de la Santísima Trinidad. Al terminar haz clic aquí para continuar con la Oración por el Papa.

    
 
  
  
Coronilla
de la Divina Misericordia
(todos)

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

  
 
   (todos)

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

  
 
(todos)

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

 
Oración

Falleciste Jesús pero el manantial de la vida brotó para las almas y se abrió el océano de tu infinita misericordia para el mundo entero, o fuente de vida insondable misericordia de Dios envuelve el mundo entero y viértete sobre nosotros.

 
Primer
Misterio
(guía)

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Repetir
10 veces
(todos)

Por Su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

 
Segundo
Misterio
(guía)

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Repetir
10 veces
(todos)

Por Su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

 
Tercer
Misterio
(guía)

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Repetir
10 veces
(todos)

Por Su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

 
Cuarto
Misterio
(guía)

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Repetir
10 veces
(todos)

Por Su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

 
Quinto
Misterio
(guía)

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Repetir
10 veces
(todos)

Por Su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Repetir
tres veces
(todos)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

 
Oración
Final
(guía)

Dios eterno cuya misericordia es infinita y en quien los tesoros de la compasión son inagotables, míranos bondadosamente y auméntanos tu misericordia. En fin de que en los momentos difíciles ni desesperemos, ni nos desalentemos, Sino que con la máxima confianza nos sometamos a tu santa voluntad, que es el amor y la misericordia misma. Amén.

    
 
  
Oración
Por el Papa
(todos)

Oh Dios, que para suceder al Apóstol Pedro elegiste a tu siervo “Francisco” como pastor de tu grey; escucha la plegaria de tu pueblo, y haz que nuestro Santo Padre, Vicario de Cristo en la tierra, confirme en la fe a los hermanos, y que toda la Iglesia se mantenga en comunión con él, por el vínculo de la unidad, del amor y de la paz, para que todos encuentren en Ti, Pastor de los Pastores, la verdad y la vida eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por los Obispos
(todos)

Oh Dios, eterno Pastores de los fieles, que dirigen y gobiernan a tu Iglesia con providencia y amor: Te rogamos concedas a tus Obispos aquienes pusistes al frente de tu pueblo, la gracia de presidir, en nombre de Cristo, las grey que pastorean, y sean maestros fieles de la verdad, sacerdotes de los sagrados misterios, y ministros del santo servicio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por los
Sacerdotes
(todos)

Oh Dios, que constituiste a tu Hijo Unigénito Sumo y Eterno Sacerdote: Te rogamos que cuantos fueron elegidos por Cristo como ministros de tus misterios, se mantengan siempre fieles en el cumplimiento de su servicio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por los Seglares
(todos)

Señor Dios nuestro, que pusiste como fermento en el mundo la fuerza del Evangelio: concede a cuantos has llamado a vivir en medio de los afanes temporales, que, encendidos de espíritu cristiano, se entreguen de tal modo a su tarea en el mundo, que con ella construyan y proclamen tu Reino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por la
Reunión Pastoral
(todos)

Infunde en nosotros, Señor, el espíritu de inteligencia, de verdad y de paz, para que conozcamos lo que a Ti te agrada, y, una vez conocido, lo realicemos con un mismo sentir y querer. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por la Patria
(todos)

Dios, Padre nuestro, que con admirable providencia gobiernas el mundo: atiende nuestros ruegos por la Patria, para que la sabiduría de sus autoridades y la honestidad de sus ciudadanos robustezcan la concordia y la justicia, y podamos vivir en la paz y progreso constante. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por la
Santificación
del Trabajo
(todos)

Señor, Dios, Creador de todas las cosas, que mandaste a los hombres cumplir los deberes del trabajo: haz que, por tu misericordia, sirvan nuestras tareas para el progreso humano y para la extensión del Reino de Cristo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por los Enfermos
(todos)

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo Unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos. Y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la Pasión de Cristo para la redención del mundo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por los
Familiares
y Amigos
(todos)

Señor, Dios nuestro que, por la gracia del Espíritu Santo, has infundido los dones de la caridad en el corazón de tus fieles; concede a nuestros familiares y amigos, por quienes Te rogamos, la salud del cuerpo y del alma, para que te amen con todas sus fuerzas, y realicen, con generoso corazón, todo lo que es agradable a tus ojos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 
Oración
Por los Difuntos
(todos)

Oh Dios, gloria de los fieles y vida de los justos: nosotros, los redimidos por la muerte y resurrección de tu Hijo. Te pedimos que acojas con bondad a tus siervos difuntos, y pues creyeron en la resurrección de tu Hijo. Te pedimos que acojas con bondad a tus siervos difuntos, y pues creyeron en la resurrección futura, merezcan alcanzar los gozos de la eterna bienaventuranza. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

    
 
  
Oración
de
San Francisco
De Asís
(todos)

SEÑOR, ¡haz de nosotros instrumentos de tu paz!
Que en donde haya odio pongamos amor.
Que en donde haya ofensa pongamos perdón.
Que en donde haya discordia pongamos unión.
Que en donde haya error pongamos verdad.
Que en donde haya duda pongamos fe.
Que en donde haya desesperación pongamos esperanza.
Que en donde haya tinieblas pongamos tu luz.
Que en donde haya tristeza pongamos alegría.

¡OH MAESTRO!

Que no busquemos tanto,
Ser consolados, como consolar.
Ser comprendidos, como comprender.
Ser amados, como amar.

PORQUE

Dando, recibiremos.
Olvidándonos de nosotros mismos, encontraremos.
Perdonando, seremos perdonados.
Muriendo, resucitaremos a la vida eterna. Amén.

   
 
 
Oración de
Agradecimiento

¡Gracias, Señor, por todo lo que en este año me diste!

¡Gracias por los días de sol y los nublados tristes!

¡Gracias por las noches tranquilas y por las inquietas horas oscuras!

¡Gracias por la salud y la enfermedad!

¡Por las penas y las alegrías!

¡Gracias por todo lo que me prestaste y después me pediste!

¡Gracias, Señor, por la sonrisa amorosa y la mano amiga, por el amor de todo lo hermoso y dulce… por las flores y las estrellas y la existencia de los niños y de las almas buenas!

¡Gracias, por la soledad, por el trabajo, por las dificultades y las lágrimas, por todo lo que me acercó a Tí más íntimamente!

¡Gracias por tu presencia en el Sagrario y la gracia de tus sacramentos!

¡Gracias por haberme dejado vivir!

¡Amén!

   
 
 
Comunión
Espiritual
(todos)

Dios mío, yo creo firmemente que estás realmente presente en el sacramento adorable de tu amor; te adoro y te amo sobre todas las cosas y te deseo con todo el ardor de mi alma. Si no puedo recibirte corporalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón; a Ti me uno, no permitas que me aparte nunca de Ti.

Jesús, todo mi amor, Jesús, mi sola alegría, abraza todo mi corazón con Tu fuego celestial.

 

Plegaria
de
San Padre Pio
de Pietrelcina
(todos)

Quédate conmigo, Señor, porque es necesario tenerte presente para no olvidarte. Tú sabes con cuánta facilidad te abandono…

Quédate conmigo, Señor, porque soy débil y tengo necesidad de tu fortaleza para no caer tantas veces…

Quédate conmigo, Señor, porque Tú eres mi vida y sin Ti disminuye mi fervor. Quédate conmigo, Señor, porque Tú eres mi luz y sin Ti estoy en tinieblas…

Quédate conmigo, Señor, para mostrarme tu voluntad. Quédate, Señor, conmigo, porque deseo amarte mucho y estar en tu compañía…

Quédate conmigo, Señor, si quieres que te sea fiel. Quédate conmigo, Señor, porque aunque mi alma sea tan pobre, desea ser para Ti un lugar de descanso, un nido de amor…

Quédate, Jesús conmigo, porque se hace tarde y el día declina… Esto es pasa la vida…, se acerca la muerte, el juicio, la eternidad… Me es necesario redoblar mis fuerzas a fin de no desfallecer en el camino, y para esto tengo necesidad de Ti. ¡Se hace tarde y viene la muerte!

Me inquietan las tinieblas, las tentaciones, las arideces, las cruces, las penas… ¡Oh! ¡Cuánta necesidad tengo de Ti!

¡Haz que te conozca, como Tus discípulos, al partir el pan! Esto es: que la unión Eucarística sea la luz que disipe las tinieblas, la fuerza que me sostenga y la única alegría de mi corazón…

Quédate, Señor, conmigo, porque cuando llegue la muerte quiero estar unido a Ti, si no realmente por la Santa Comunión, al menos por la gracia y el amor.

¡Quédate, Jesús, conmigo! No te pido tu divina consolación, porque no la merezco, pero el don de tu santísima presencia… ¡Oh! ¡eso sí, te lo pido!

¡Quédate, Señor, conmigo! A Ti solo busco: Tu amor, Tu gracia, Tu voluntad, Tu corazón, Tu espíritu, porque te amo y no quiero otra recompensa que el aumento de este amor…

Quiero un amor ferviente y profundo. Quiero amarte con todo mi corazón, aquí en la tierra, para seguir amándote con perfección por toda la eternidad. Así sea.

   
 
 
Oración
de
Despedida
(todos)

¡Dios de mi vida, ha llegado la hora de partir!

¡Cuánto dolor experimento al pensar que te dejo!

¡Qué placer tan grande sentiría mi alma si no tuviera que alejarme obligado por el término de esta hora!

Sí, mi dulce Jesús, con gusto pasaría la noche entera al pie de este altar, orando y conversando íntimamente contigo, sabiendo sólo Tú y yo lo que pasa en un corazón enternecido por todas tus bondades.

En estos momentos deliciosos del alma en que puedo valorar lo que es amarte, las penas son, en vez de amargas, dulces; la cruz completamente ligera porque la vida, mi Dios, ¡eres Tú! Pero ya que no es posible permanecer aquí, no consientas que al salir, distraíd@ con el bullicio del mundo, olvide esta hora que he hecho con tanto placer y permite que conserve con gran cuidado el fruto que he sacado de ella.

¡Adiós, Jesús Sacramentado por fin te dejo!

Dame por caridad el amor que sintió la Magdalena, sed ardiente de agua que purifica el alma y da la vida: y tu santa bendición que recibo con amor y respeto. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 
 
 
“El tiempo que pasas con Jesús en el Santísimo Sacramento es el mejor momento que vas a pasar en la tierra. Cada momento que pasas con Jesús vas a profundizar tú unión con Él y haces que tu alma sea eternamente más gloriosa y hermosa en el cielo ….” (Madre Teresa)

     
     
   Descargar: Las 40 Horas de Adoración
 
 
   Tope página  
   Versión 2.5   





 

Los comentarios no están permitidos.


REZACONMIGO.COM | donde rezas acompañado  | Inicio |


¡Jesús en Ti Confío!


Términos del BlogPrivacidad

Miembro de Blogs católicos
REZACONMIGO.COM
donde rezas acompañado
Creative Commons Attribution-Noncommercial

Copyright © 2016 by rezaconmigo.com



| Nosotros | Santo Rosario | Divina Misericordia | Santísima Trinidad | Oraciones | Píldoras de Fe | Contactarnos | Calendario |